Hora Santa Ver más grande

Hora Santa

LE_10051

Nuevo

He aquí una práctica eminentemente divina, no solo en su fin, sino por su origen inmediato. Jesús, hablando a su sierva Margarita María, en 1674, le dice terminantemente desde el misterioso Tabernáculo de Paray-le-Monial: "Todas las noches del jueves al viernes te haré participar de la mortal tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos ..."

Más detalles

Stock

$4.99

Ficha técnica

Tamaño9.5x 15 cm.
Número de Págs.512
AutorR.P. Mateo Crawley-Boevey

Más

He aquí una práctica eminentemente divina, no solo en su fin, sino por su origen inmediato. Jesús, hablando a su sierva Margarita María, en 1674, le dice terminantemente desde el misterioso Tabernáculo de Paray-le-Monial: "Todas las noches del jueves al viernes te haré participar de la mortal tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos; tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos; tristeza que te reducirá a una especia de agonía más difícil de soportar que la muerte. Y para acompañarme en aquella humilde plegaria, que entonces presenté a mi Padre, te postrarás con la faz en tierra, deseosa de aplacar la cólera divina y en demanda de perdón por los pecadores".

Reseñas

No customer comments for the moment.

Escribe tu opinión

Hora Santa

Hora Santa

He aquí una práctica eminentemente divina, no solo en su fin, sino por su origen inmediato. Jesús, hablando a su sierva Margarita María, en 1674, le dice terminantemente desde el misterioso Tabernáculo de Paray-le-Monial: "Todas las noches del jueves al viernes te haré participar de la mortal tristeza que quise padecer en el Huerto de los Olivos ..."

Escribe tu opinión