Imitación de la Santísima Virgen Ver más grande

Imitación de la Santísima Virgen

LE_10045

Nuevo

María fue humilde y dócil“He aquí la esclava del Señor”, le responde al Arcángel San Gabriel al final de la Anunciación. Ya ha sido constituida nada menos que “Madre de Dios” y se reconoce a sí misma “esclava del Señor” para que se haga en ella todo lo que El desee. (Lc 1, 38)

Más detalles

Stock

$7.50

$7.50 por Unidad

Ficha técnica

Tamaño12.5 x 19 cm.
Número de Págs.380
AutorEscrita por un Sacerdote francés

Más

María fue humilde y dócil“He aquí la esclava del Señor”, le responde al Arcángel San Gabriel al final de la Anunciación. Ya ha sido constituida nada menos que “Madre de Dios” y se reconoce a sí misma “esclava del Señor” para que se haga en ella todo lo que El desee. (Lc 1, 38)

María se entrega totalmente a lo que Dios quiera de ella. Nosotros debemos imitar a María en esa entrega absoluta a la Voluntad de Dios. Gracias a ese sí de María, hemos sido salvados. Debemos decir siempre sí a Dios, a lo que El desee de nosotros. Sólo así podemos aprovechar la salvación que nos vinos a traer Jesús, salvación que se nos dio, gracias a la Santísima Virgen María

Reseñas

No customer comments for the moment.

Escribe tu opinión

Imitación de la Santísima Virgen

Imitación de la Santísima Virgen

María fue humilde y dócil“He aquí la esclava del Señor”, le responde al Arcángel San Gabriel al final de la Anunciación. Ya ha sido constituida nada menos que “Madre de Dios” y se reconoce a sí misma “esclava del Señor” para que se haga en ella todo lo que El desee. (Lc 1, 38)

Escribe tu opinión